Inicio > Social, Tecnologías > El Show de Google Glass

El Show de Google Glass

[TBL] Hace semanas recopilé una serie de enlaces y empecé a redactar un borrador sobre el nuevo proyecto de Google: Google Glass. Unos días más tarde empezaron a preguntarme por la polémica de Whatsapp y publique WhatsApp: Renovaciones, ¿tengo que pagar?, que a propósito se ha convertido en lo más leído del blog, dejando de lado el borrador de este artículo.
Sin embargo, el pasado sábado durante una de esas conversaciones tan cultas que siempre surgen entre copas, a altas horas de la noche y en compañía de @kosdavid y @JuanEsparto, no se cómo ni por qué acabamos hablando de las Google Glass y tratamos algunos temas que ya había visto previamente en el borrador, así que he decidido cerrarlo y publicarlo.
.
glassrecortado
Im watching you! Montaje de Victor
.
.
Debo reconocer que cuando oí hablar por primera vez de este proyecto me mostré un poco escéptico. Quizás en ese momento lo vi como un prototipo futurista, demasiado geek, con más tintes cinematográficos que reales… inocente de mí.
Si en ese momento me hubiesen dicho que un año más tarde las Google Glass ya tendrían página oficial, que dispondríamos de los primeros vídeos de experiencia de uso y que además ya estaríamos hablando de fecha de presentación de ese gadget que al principio parecía tan futurista, me hubiera llevado las manos a la cabeza.
Quizás hace un año no me paré a pensar en las posibilidades de lo que conocemos como realidad aumentada.
.
La realidad aumentada nos permite definir visualmente una serie de elementos virtuales sobre un entorno físico real creando una realidad mixta en tiempo real que nos permite interactuar entre ambos “universos”. Con esta definición es complicado especular siquiera con sus posibilidades a medio o largo plazo. A corto plazo, Google ya se ha tomado la molestia de mostrarnos algunas de sus posibilidades:
.
.
.
El abanico de posibilidades del gigante Project Glass será, sin duda, mucho más amplio en el momento en el que los desarrolladores de aplicaciones empiecen a trabajar para este nuevo soporte:
  • Cámara y videocámara, con soporte a videollamadas, tal y como se muestra en el vídeo anterior
  • GPS “vitaminado” que nos muestre información sobre los sitios que tenemos al alcance de nuestra vista, mostrando ubicación, información, comentarios de otras personas y contenido multimedia sobre monumentos o sitios de interés. Contando con toda la información que maneja el Sr. Google, el abanico de información se aumentaría a restaurantes, talleres, hospitales, dentistas o cualquier tipo de comercio que estemos buscando.
  • Traductor de idiomas. Imaginemos un escenario con dos personas equipadas con Google Glass hablando distintos idiomas. Las Glass se encargarían de recoger la información (bien audio o lectura de labios), traducir y emitir por cada auricular el mensaje ya traducido. Ojo, estamos hablando de la famosa pastilla del bilinguismo por la que según un reciente estudio el 64% de los españoles pagaría 10.000€ y el 38% renunciaría al sexo durante un año (enlace: abc.com). Pues bien, los primeros rumores aseguran que las Glass estarán en torno a los 1.500€ y por el bien de nuestro índice de natalidad no nos pedirán renunciar a nada para adquirirlas. Pero no sólo eso, además hemos potenciado la pastilla para que no sea bilingüe sino multilingüe incluyendo incluso lenguaje de signos.
  • Como pasarela social, permitiendo subir las fotos y vídeos que captures directamente desde tus gafas a tus redes sociales o bien permitiéndote visualizar los últimos estados o fotos publicadas de las personas que te rodean. Sería como vivir rodeados por personajes de videojuegos sobre los que podemos hacer click y obtener información sobre ellos, e incluso comenzar una conversación o compartir archivos con ellos.
  • Para los amantes del deporte actualmente hay muchas apps en el mercado para configurar rutinas de ejercicios más o menos personalizadas. Con Google Glass, además de todo eso, las apps podrían corregirte si haces algún movimiento mal en tu rutina en el gimnasio y mostrarte gráficos o vídeos sobre como se debe hacer cada ejercicio. Si eres de los que sale a correr o montar en bici, además del GPS incorporado y las distintas medidas sobre tu progreso, podrías visualizar una sombra de ti mismo para poder comparar tu tiempo actual con tu último registro o con tu mejor tiempo, algo así como lo que vemos en el último anuncio de ASICS: Superate
  • Para los amantes de la música o cualquier otra disciplina, podrían desarrollarse profesores virtuales, que te muestren la partitura y corrijan tus errores, que te graben para poder escucharlo más adelante y un larguísimo etcétera.
  • Por no entrar en las posibilidades de cara a los videojuegos: Imagínate jugar una partida de Call Of Duty en tu casa y que aparezca un terrorista detrás del sofá lanzándote una granada a los pies… ¿lo has soñado alguna vez?
  • Tres cuartos de lo mismo para los amantes de las partidas de rol en vivo… Y seguramente se me escapan muchas posibilidades interesantes
No cabe duda de que Google Glass será el primero de muchos y pronto empezaremos a ver gadgets que expriman todas las posibilidades que nos ofrece la realidad aumentada. ¿Veremos alguna vez esto en lentillas o directamente en implantes oculares?… ¡¡ESTAS LOCO!! pensaréis algunos… pero lo mismo pensaba yo de las gafas no hace mucho…
.
.
En el ecuador de este articulo, ya conocemos este maravilloso proyecto y el abanico de posibilidades que trae bajo el brazo pero no siempre llueve a gusto de todos, y en este caso se avecina una gran tormenta… es hora de plantear las implicaciones que todo esto puede tener sobre nuestra privacidad
.
Eres consciente de que si ahora mismo decides desnudarte y salir a correr por las calles de tu ciudad, no pasarían ni 5 minutos hasta que alguien te grabara y empezase a divulgar el vídeo entre sus contactos o directamente en YouTube. El increíble crecimiento de los smartphones ha propiciado que cualquier persona en cualquier rincón del mundo disponga de una herramienta para grabar y divulgar contenido de forma prácticamente inmediata, ignorando cualquier aspecto relacionado con la privacidad o el más estricto sentido común.
.
Pongámonos ahora en una más que hipotética fase de adaptación masiva de Google Glass. Ya no solo dispondríamos de la herramienta para grabar y divulgar si no que la tendríamos lista para disparar en cualquier momento, con una simple instrucción “OK Glass, take a video” y listo… ¡¡la personas de nuestro alrededor ni siquiera sabrían que estas grabando!! Salir a la calle se convertiría en un Gran Hermano a escala universal y sabrás que hagas lo que hagas allí habrá una cámara que te estará viendo, preparada para filmarte si te sacas un moco, si le miras el trasero a una chica que pasa tu lado o si intentas hacer algo a escondidas de otra persona. Todos viviríamos nuestro particular Show de Truman, cámaras filmándote en cualquier parte, divulgando tu privacidad por las redes, sin tu consentimiento, sin que ni siquiera te percatases de ello… ¡Bienvenidos al Show de Glass!
No es de extrañar que diversas empresas y organizaciones se opongan al uso de Google Glass en sus instalaciones. Así, un bar de Seattle ha prohibido la entrada a sus instalaciones con este tipo de dispositivos, curioso teniendo en cuenta que éstas no han salido aún a la venta. El propietario del bar no quiere que sus clientes se sientan observados cuando van a tomar unas cañas con los amigos [enlace: elandroidlibre.com]

Sin embargo, estamos ante el primer prototipo de Google Glass, que no tardará en evolucionar, la competencia no tardará en unirse a la fiesta y con el paso del tiempo nos costará diferenciar unas gafas de realidad aumentada de unas gafas convencionales. ¿Que pasa si vamos al cine, a un museo, a un concierto o si nos presentamos a unas oposiciones equipados con una de estas joyas? ¿Que pasa si accedemos a un vestuario, si asistimos a una reunión de trabajo en el que se tratasen temas confidenciales o si un amigo decide confesarnos algo? ¿Que implicaciones podría tener para la privacidad?

Si hay alguien especialista en pasarse por el forro esquivar todas las leyes de privacidad, ese es Google. Ya lo hizo con su famoso servicio Street View: Los famosos coches de Google, encargados de recopilar toda la información para el servicio, robaban, usaban y almacenaban, supuestamente de forma accidental, los datos de redes WIFIs a su alcance allí por donde pasaban. Poco más tarde se destapó que también habían conseguido acceso a correos y historial de navegación de esos usuarios. Y no, no es un rumor, el propio gigante lo confirmaba después de saltar las primeras alarmas y ya ha sido condenado en varios países. [enlace:genbeta.com].

Por no hablar de que el servicio Street View publicó todo el contenido que fue captando desde su coches-cámara. Si, han pixelado caras y matrículas pero sólo tras numerosas quejas y demandas. Han vulnerado por activa y por pasiva la privacidad de todo aquel que se haya cruzado con uno de estos coches. Las cámaras de Google Street View han capturado en sus paseos por medio mundo situaciones tales como asaltos en plena calle, gente en sus parcelas en ropa interior captada por encima de los muros, robos, peleas, accidentes, personas en prostíbulos o con prostitutas en plena calle, escenas en playas nudistas, mujeres entrando en clínicas abortivas, desnudos tras el cristal de una ventana o personas orinando en la calle. ¿Que pasa con los derechos de privacidad? Como decía, Google y su equipo de abogados son especialistas en tratar este tipo de casos. Si queréis profundizar en estos tema, recomiendo encarecidamente el libro Desnudando a Google, de Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña.

Volviendo a Google Glass, ¿nos adaptaremos a esta forma de vivir? O dicho de otra forma, ¿cuanto tardaremos en adaptarnos una vez que nos veamos obligados a ello? Es difícil marcar donde está la delgada línea que separa la admiración ante un dispositivo con utilidades y aplicaciones maravillosas y un dispositivo con capacidad para acabar con todos nuestros derechos de privacidad. Desgraciadamente, hablamos de un mismo dispositivo, y ambos aspectos van de la mano.

Como siempre os invito a dejar vuestros comentarios sobre este artículo. Me interesa conocer vuestra opinión al respecto del gadget y sus implicaciones.

Otros artículos del autor:
Anuncios
  1. 16 de marzo de 2013 en 17:07

    Gran articulo 🙂

    Cuando empezamos a trabajar en el colgante/anillo anulador de gafas de google, que te haga aparecer como una mancha negra a ojos de estas gafas.

  2. lordpakixu
    17 de marzo de 2013 en 1:32

    Interesante artículo amigo.

    Totalmente de acuerdo con los problemas de privacidad que puede acarrear este nuevo juguetito del gigante Google.

    ¿Y que decir por ejemplo de los problemas de distracción que puede ocasionar este gadget? Que vayas por la calle andando pendiente de la pantalla las gafas y no te des cuenta de que hay un badén en el suelo…

    Porque no las he probado, pero creo que no se puede mirar a dos sitios a la vez…

    • 17 de marzo de 2013 en 13:27

      Como dices es cuestion de probarlo. Pero ahi esta la gracia de la realidad aumentada. Si se depura no ebería ser distracción…

      En cualquier caso, hay gente que va por la calle con el movil y no tiene ojos para otra cosa, supongo que con las gafas será mas facil 🙂

  1. 4 de junio de 2013 en 13:16
  2. 16 de junio de 2013 en 21:31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: