Inicio > Tecnologías > ¿Hay algún programador en la sala?

¿Hay algún programador en la sala?

Antes de empezar, cuando el microblogging no es suficiente…

En la presentación de este blog, explicaba que una de las necesidades que tenía intención de cubrir con este proyecto era el poder recopilar varios artículos relacionados, mezclarlos y añadir la cantidad justa de mi opinión propia para obtener el resultado que busco. Ese será mi modus operandi en la mayoría de mis entradas en TuBarraLibre y, en las líneas que siguen, tenéis el primer ejemplo: ¿Hay algún programador en la sala? 

.

La polémica

El pasado 1 de junio, Enrique Dans publicaba una polémica columna, “El programador perdido” en Expansión, en la que denunciaba el déficit de profesionales españoles capaces de programar. Enrique afirmaba que:

En España, las personas capaces de convertirse en el alma de un proyecto y transformar su esencia e ideas en código, esos participantes esenciales a los que se les entregan acciones para asegurar que permanecen en él, prácticamente no existen. Pero no, no es porque se les pague poco: es que no se encuentran ni debajo de las piedras”.

La publicación en el diario rápidamente se extendió por la red: Twitter y la edición digital del propio artículo se llenaron de comentarios y, el propio Eduardo citaba varias en sendas actualizaciones.

No tardaría el siempre contundente David Bonilla en contestar a Enrique con “La falacia del programador perdido”. Su consigna es clara: “si quieres encontrar un programador: págalo”. Bonilla destaca la falta de preparación de los directivos y la baja competitividad de los sueldos y habla de una cultura empresarial anclada en la Revolución Industrial. Finalmente se pregunta:

¿Cómo vamos a conseguir empresas informáticas que incentiven a los buenos técnicos si sus clientes no están disponibles a pagar más por ellos?

Otra de las respuestas que el propio Enrique menciona en la edición digital de su columna es “El programador perdido… que nunca se buscó”, de José Manuel Beas, que menciona la necesidad de una actitud emprendedora en los programadores, además de la capacidad para construir un buen software. José Manuel comenta dónde podemos encontrar a esos programadores y cita algunos eventos como BetaBeers o Codemotion entre muchos otros.

.

Hablemos de programadores

Una de las cuestiones principales que debemos analizar llegados a este punto es qué entendemos por programador. Comparar el concepto español con el americano puede ser tal error como comparar el fútbol europeo con el americano. Misma palabra o traducción, conceptos muy distintos.

Mientras en España el programador es el último eslabón de la cadena del desarrollo del software y su trabajo suele estar marcado por sus eslabones superiores, con poco margen a la improvisación o la creatividad, transformándolo en una actividad monótona, en EEUU hay un verdadero culto al programador, máximo responsable de transformar una idea del mundo real en código. Mientras el programador español rara vez ingresa más de 20.000€, el americano rara vez baja de los 50.000€.

La filosofía picateclas del programador español, que normalmente acaba en consultoras donde su trabajo es mecánico y rara vez se valora y con frecuencia acaban chamuscados en menos de dos años, poco o nada tiene que ver con el concepto y la consideración social del programador en otros países. Esa filosofía picateclas de la que, hasta los profesores de la Universidad, te recomiendan huir.

En otro no menos polémico artículo de El País, “Los informáticos no entienden de paro“, se habla de una tasa de paro del 7,6% frente al 24% medio español. También se habla de la caída de matriculaciones en los centros de ingeniería informática y telecomunicaciones, y no es ninguna casualidad. Los profesionales del sector informático/teleco son conscientes de que son unos de los perfiles más buscados, están viendo constantemente ofertas en infojobs o en otras redes sociales, pero también son conscientes de que las condiciones laborales que hoy no tienen más remedio que agradecer aceptar, les harán clamar al cielo cuando este país toque fondo y empiece el ascenso. Son conscientes de la infravaloración de sus puestos comparados con otros países. También son conscientes, cada vez más, esos jóvenes que están preparando “la selectividad” con la mirada puesta en su futuro universitario. Cada vez es más común oír que los estudiantes de ingeniería en España deberán buscar su carrera profesional en el extranjero para ser valorados en función a su titulación.

¿Significa todo esto que los programadores españoles no somos capaces de desempeñar ese otro papel? Ni mucho menos, tal como dice David Bonilla:

En España hay programadores del montón y profesionales con una altísima excelencia técnica, ganas e ilusión para levantar proyectos. Exactamente en la misma proporción que he encontrado en Silicon Valley, donde he conocido a gente buenísima y a auténticos zoquetes.

Durante mi corta carrera profesional, y también durante mis años en la Universidad, he conocido personas que “apestan” a programador a kilómetros de distancia. Profesionales capaces de asumir responsabilidades, encontrar la mejor solución a cada problema y además implementarla, conocedores de las últimas tecnologías, siempre dispuestos a aprender. Y también estudiantes que, a modo de hobby, empiezan a apostar online y acaban convirtiendo su Proyecto Fin de Carrera en un algoritmo de apuestas deportivas. Esos mismos que, empiezan a frecuentar salas de poker online y acaban programando una calculadora de probabilidades casera para buscar ese hándicap que incline la balanza de su parte. También los hay que adquieren su primer smartphone y rápidamente empiezan a desarrollar algunas aplicaciones para sus dispositivos. Existen muchos más casos, en el caso de los estudiantes la mayoría con un denominador común, el fracaso a corto o medio plazo. Quizás por su inexperiencia, quizás porque la idea finalmente no resulta ser tan buena como parecía (idea feliz), pero en cualquier caso, esos proyectos son fruto de pequeños programadores en potencia, que han transformado una idea inicial en líneas y líneas de código.

Entonces, ¿cuál es el problema? Quizás deberíamos hablar en plural…

En primer lugar, la Universidad no produce los perfiles que necesitan las firmas de tecnología. El director de la ETSIT de la Universidad Politécnica de Madrid asegura que “es necesario renovar los planes de estudio, potenciar las competencias transversales y eliminar algunas obsoletas”. ¿Quien no ha estudiado alguna vez una tecnología de hace más de 10 años?

En segundo lugar, se debe enseñar y animar a los futuros programadores a EMPRENDER, cosa que hoy día es casi un tema tabú en nuestros planes de estudios. Google, Twitter, Facebook, todas son compañías lideradas por programadores emprendedores. Son los ejemplos más conocidos, sólo una pequeña muestra.

Por último, y no menos importante, ¿hay empresas que busquen incorporar ese nuevo perfil? ¿Están sus directivos dispuestos a ofrecer sueldos a la par de su formación, a motivar e incentivar a sus técnicos para que crean en el proyecto? ¿Están dispuestos a ofrecer un paquete de acciones o beneficios para mantener a esos profesionales en el proyecto? No hay más que echar un vistazo a cualquier empresa TIC en España para conocer la respuesta: NO. Los principales responsables son los bancos y grandes corporaciones de este país, grandes aficionadas a comprar bolsas de horas y subcontratar un 80-90% de su plantilla informática”. Las mayoría de empresas se acomodan en el sistema de engranajes actual y ceden el timón al cliente… es la pescadilla que se muerde su cola.

.

La visión de Bernardo Hernández

Bernardo Hernández, ejecutivo español y director mundial de productos emergentes de Google, afirmaba en una entrevista de Ana Pastor en TVE (la cual recomiendo encarecidamente), que:

“El gran escollo en la preparación académica de los jóvenes españoles es que se deberían formar en función de las demandas de la sociedad, del mercado y de la economía. Habría que dejar de formar tanto abogado y economista y otras profesiones del pasado y fomentar más la formación de ingenieros y sobre todo potenciar el hablar perfectamente un segundo idioma“.  Bernardo también comenta:

La diferencia fundamental que nos separa a los emprendedores españoles de los americanos es la preparación técnica. Si haces una lista de los emprendedores que han tenido éxito a lo largo de los últimos 15 – 20 años en Estados Unidos son todos ingenieros informáticos. En España es casi una excepción encontrarlo (…) Para que España tenga proyectos como Google o como Facebook necesitamos que nuestros jóvenes estén preparados tecnológicamente para poder competir a nivel global en esa frontera de conocimiento técnico.

“Esto de las nuevas tecnologías es solo el principio de lo que está por llegar. Estamos en los albores de lo que será una tercera revolución industrial

Con esta cultura empresarial, la única solución es animar, enseñar  y motivar a los futuros programadores a emprender y concienciar a los responsables de proyectos, desde el pequeño emprendedor a las grandes multinacionales TIC, pasando por las PYMES. Que quede claro, en España hay muy buenos programadores, muchos de ellos trabajando en consultoras, soñando con una vida confortable. Se reúnen y charlan con otros programadores, de cosas de programadores, tanteando posibles proyectos… Basta con llegar allí y preguntar ¿hay algún programador en la sala?

.

Continuará ??

Aquí termina la entrada, soy consciente de que puede resultar un poco larga y pesada, pero confío en que aquellos que os interesa el tema lleguéis a leer estas líneas antes de cerrar la ventana. A pesar de la extensión, me quedo con ganas de profundizar más, así que os invito a abrir debate y comentar lo que queráis en la sección de comentarios 😉

Anuncios
  1. 5 de julio de 2012 en 10:20

    Después de tantos años viendo el problema, me alegra que por fin se haya creado un debate que traspase las fronteras de los propios ingenieros informáticos implicados.

    La gran diferencia entre lo que pasa en España y en EE.UU con el tema de los ingenieros informáticos está concentrada en un solo punto: la distinta visión empresarial que tienen unos y otros.
    Porque ya está demostrado que NO es un problema de baja cualificación técnica, cuando estamos exportando ingenieros informáticos a EE.UU, Alemania o UK con éxito.

    En EE.UU los ingenieros informáticos trabajan para empresas que crean un *producto* muy definido y con una visión a medio plazo como mínimo.

    En España los ingenieros informáticos trabajan para empresas que ofrecen sus *servicios* a otras empresas que, o bien se mueven en mercados regulados “tranquilos” (energía, teleco, banca), o bien se trata de la propia Administración Pública.
    En estos casos la visión es totalmente cortoplacista como corresponde a la provisión de un servicio. Ganar dinero hoy, es el dogma del sector TIC español. El medio plazo no existe en este negocio en España.

    Muchos ingenieros informáticos españoles, quemados (o no) de esta situación, han optado por el camino del emprendimiento, con notables éxitos en muchos casos.
    Creo que ésta es la única vía posible para cambiar la mentalidad empresarial española, anticuada y del siglo pasado: ofrecer una manera distinta de hacer las cosas, y hacerlas mejor.
    Lo demás caerá por su propio peso.

    El terreno natural de los ingenieros son los algoritmos y los diseños, y no el estudio de mercado, el balance de resultados o el marketing. Pero es en esta situación tan adversa (no ya por los problemas de la profesión sino por la brutal crisis económica que padecemos) es donde algunos se atreven a cruzar esta frontera desconocida. Es lo que está pasando ahora. Por fin.

  2. Sebastian Castillo
    5 de julio de 2012 en 10:28

    Gracias por tu comentario Charli, me quedo con tu frase: “Ya está demostrado que NO es un problema de baja cualificación técnica, cuando estamos exportando ingenieros informáticos a EE.UU, Alemania o UK con éxito.”

  3. Gabriel
    5 de julio de 2012 en 11:02

    Muy buen artículo, donde por desgracia es la realidad. Tras leerlo me surgen reflexiones como que a veces somos todos un poco los causantes de esto, ya que “consentimos” que detrás de una aplicación o página web no tenga por que haber detrás un informático, si no alguien que entienda del tema (no pasa si se trata de un plano de una estructura, donde detrás hay un arquitecto de la escuela de arquitectos, o para dar clases de primaria detrás hay un maestro de primaria…), degradando un poco nuestro trabajo en ciertos aspectos. Pero sin salirme de lo expuesto arriba, al leerlo uno se conciencia de una realidad que ha veces no quiere ver. Espero que sigas con este tipo de artículos 😀

  4. 5 de julio de 2012 en 12:03

    Muy buen artículo Sebas, yo iría un poco más allá y no hablaría ya del programador, sino del ingeniero en informática, más conocido en nuestro país como “el informático”, que a fin de cuentas es al que contratan para programar.

    El ingeniero informático es el más infravalorado de todos los ingenieros, incluso llego a decir que no se le considera verdaderamente ingeniero en este país, lo mismo se le pide que te haga una aplicación para iPad que sea original, bonita y un top ventas, que se le pide que arregle un ordenador, impresoras, libere móviles, piratee consolas, arregle dvd, instale la televisión, el wifi, te descargue películas, juegos etc etc y todo posiblemente gratis o lo más barato posible. Total, si a ti te cuesta nada hacerlo, eso es lo que te enseñan en la carrera.

    Esa es la visión general que tiene la sociedad del ingeniero informático, y los empresarios no van a ser menos, el programador es el último eslabón de la cadena, el que menos valor tiene, y nadie aprecia la dificultad y el ejercicio de creatividad que conlleva programar y desarrollar cualquier idea.

    Hablemos de empredimiento, esa palabra en auge y boca de todo el mundo para salir de la crisis, lo primero que pienso de emprender es valentía, y lo segundo “La idea”. Está claro que para emprender hacen falta estás dos cosas, pero además se necesita apoyo, cosa que tampoco se recibe en este país, solo hay que llegarse a una entidad pública o privada para pedir ayuda económica para tu proyecto y esperar su respuesta.

    En conclusión, pienso que para que la situación del programador-ingeniero informático cambie, tiene que cambiar la percepción que tiene la sociedad de él.

  5. 5 de julio de 2012 en 12:37

    Totalmente de acuerdo con lo que dices Josan, en España no se distingue entre ingenieros e informáticos. Y te digo más!! La ignorancia es tal que algunos entran en la carrera con esa misma idea de que les van a meter en un laboratorio universitario a arreglar ordenadores y configurar impresoras… para mear y no echar gota… 🙂

    ¡ OJO ! que no estoy menospreciando el trabajo de nadie ni mucho menos de esos informáticos que de tantos apuros me han sacado alguna vez, solo hablo desde el punto de vista de la confusión y la percepción de la sociedad.

  6. Sergio
    5 de julio de 2012 en 16:43

    Muy buen artículo.
    Siempre he pensado que en este país hay una sobre cualificación técnica bestial. Miles y miles de personas con un alto conocimiento técnico, completamente desaprovechados por la ineptitud de la cúpula empresarial de este país, que sólo piensa en el dinero fácil.

    Este comentario me hace gracia:

    “La diferencia fundamental que nos separa a los emprendedores españoles de los americanos es la preparación técnica. Si haces una lista de los emprendedores que han tenido éxito a lo largo de los últimos 15 – 20 años en Estados Unidos son todos ingenieros informáticos. En España es casi una excepción encontrarlo (…) Para que España tenga proyectos como Google o como Facebook necesitamos que nuestros jóvenes estén preparados tecnológicamente para poder competir a nivel global en esa frontera de conocimiento técnico.”

    La diferencia fundamental radica en la filosofía del empresario.
    Aquí sólo se busca el tener al mejor ingeniero posible, por el menor coste posible, para que haga un trabajo mecánico pulsa tecla por dos duros.

    La gran mayoría de las empresas informáticas de este país viven del servicio que prestan a las Administraciones Públicas, bancos y seguros. Y muy pocas que se dediquen al desarrollo de un producto propio e innovador, o que dediquen un mínimo de su presupuesto para ello.

    Es una vergüenza ver como los jóvenes titulados sobre todo ingenieros, llegan con ilusión a la empresa y son explotados por dos duros y con contratos basura de beca y prácticas hasta que los agotan y luego a la calle para poder explotar a otro.

    El país de las oportunidades le dicen. Ah no!, perdona, que ese es EEUU.

  7. Javier
    5 de julio de 2012 en 17:45

    Aun sin tener mucha idea del mercado laboral (por no decir nada) ya que todavía soy estudiante (Informática en la UDC), he de decir que hay que sumar un problema muy serio, que ni los estudiantes sabemos que trabajos nos esperan, y cuáles nos debieran esperar. Tienes que hacer un gran esfuerzo por informate a base de preguntar a muchos profesores que sepan y se presten a ello. Las pocas buenas noticas, son las que recives de gente en conferencias, que casualmente suelen desarrollar su trabajo a nivel internacional, o al menos en el extranjero.
    Vosotros que sabeis como estan las cosas, y las universidades principalmente, haríais bien en aconsejar a los estudiantes, que seremos el futuro de la profesion. Sino, las cosas van a seguir cambiando muuuy lentamente.

    • 5 de julio de 2012 en 22:58

      Javier, cuando yo fui estudiante fui a bastantes conferencias de empresas del sector y de los propios profesores y, con la perspectiva que me da el tiempo saco 2 conclusiones:
      1. Las empresas te vendían la moto de su mundo mágico.
      2. Los profesores no tenían ni idea del mundo laboral más allá de la universidad.

      Pensando en ello, es normal que fuera así, porque se trata ni más ni menos que un cúmulo de intereses: las empresas (consultoras TIC) necesitan constantemente a nuevos titulados que trabajen para ellos, y los profesores necesitan a alumnos que les llenen las aulas y los laboratorios.

      Consejo: no te fíes de ninguno. Pregunta a conocidos y lee las experiencias que la gente pone en internet. Y no te desanimes por lo que te digan, porque al fin y al cabo, es cierto que no somos los que peor estamos.

  8. Juan Antonio Rodríguez
    6 de julio de 2012 en 8:57

    El otro día hablé con empresario Catalán, el cual me ofreció cursos de w2k8 server r2 de manera gratuita, y ese hombre no se creía que siendo ingeniero y tras leer mi c.v que estuviera en búsqueda activa de empleo (sí sí en paro vaya…) el no hablaba de informáticos : el decía técnicos e ingenieros y añadía que en Cataluña los ingenieros se “niegan” a programar o administrar pues allí salen preparados para llevar y dirigir proyectos!!! entonces le comentaba que la mentalidad de allí es totalmente distinta en el a la del sur pues por aquí abajo , le comentaba, un ingeniero informático no es más que una persona que hace cualquier cosa desde cambiar bombillas hasta administrar servidores… y el técnico?? pues lo mismo salvo que cobra un pelín menos…el hombre se echaba las manos a la cabeza decía…. y no sólo eso…sino que cualquier persona es informático y puede hacer tu trabajo igual o mejor!!!

    En España, salvo “4 personas” no se puede vivir de la informática: un tío que se ha visto negro para sacar una INGENIERÍA, NO LO OLVIDEMOS!!!, gana 900 pavos de mierda y encima tiene que estar más que agradecido!! mientras un soldador de tuberías en Alemania gana 40.000 € b/a!!!

    Me niego a admitir esto y pienso que todas las empresas aprovechan “la crisis” para seguir rebajando sueldos, machacar al trabajador y mientras ellos siguen forrándose…

    mientras tanto sigo buscando un trabajo de mierda… si si de esos de cambiar bombillas……………………………….

    saludos

  9. Anónimo
    6 de julio de 2012 en 9:40

    El problema es que en España se vende mucho el comprar bolsas de horas, sin importar el contenido y la calidad de esas horas. Y esas horas hay que venderlas, evidentemente, al precio más bajo.

    Eso es lo único que ve el empresario español que contrata a una TIC para un proyecto. Sacan el proyecto a concurso y se pide bolsa de horas y presupuesto.

    El resto corre de la cuenta de la TIC, que para competir con el resto de concursantes, no tiene más remedio (y tampoco le importa) reducir las condiciones de sus empleados al mínimo, subcontratación, horas extras “voluntarias”…

    Esa es la base del sector TIC en España… y si edificio la base es defectuosa… ya sabemos donde acabará… estampado contra el suelo o alicatado por un ejército de técnicos que se las han visto putas para conseguir su título de ingeniero y son mileuristas mientras ven pasar a otros profesionales que se han sacado la carrera entre copas y copas en la discoteca de turno y, nada más salir de la Universidad ya te doblan la nómina…

  1. 6 de julio de 2012 en 19:58
  2. 21 de noviembre de 2012 en 8:21
  3. 16 de marzo de 2013 en 16:31
  4. 4 de junio de 2013 en 13:17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: